Consejos de Salud Mental especialmente dirigido a padres, madres o cuidadores de niños y niñas en situación de confinamiento por COVID-19.

 

Estos tiempos han sido muy complejos para nosotros(as) tanto personalmente, como para nuestras familias, y nuestro país: la pandemia, el confinamiento, la incertidumbre y la falta de espacios individuales que hemos afrontado estos meses, ha repercutido en nuestras relaciones personales y familiares. Pero ¿cómo podemos ayudar a facilitar este difícil proceso en nuestros niños y niñas?

A continuación, les presentaré brevemente algunos consejos de Salud Mental especialmente dirigido a padres, madres o cuidadores de niños y niñas de 4 a 7 años de edad, pero que con modificaciones pueden ser aplicados en niños y niñas mayores o menores, según sea el caso.

Listado de consejos

  1. Debemos intentar explicarles periódicamente a los niños y niñas, con palabras simples y de la forma más didáctica posible, lo que está pasando en el país y en el mundo (con dibujos, un cuento, juegos, etc.), evitando que vean imágenes en la televisión o redes sociales que pueda aumentar su estado de alarma o incertidumbre. Esto también puede ser útil para enseñarles y/o reforzar las normas de aseo (como el lavado de manos y uso correcto de mascarilla): Si lo aprendemos de forma lúdica y en familia, ¡MUCHO MEJOR!

  2. Es importante tener rutinas contenidas en un horario familiar que explicite las actividades que se realizaran durante el día, ya sea de forma conjunta como individual, como estudiar/trabajar, tareas del hogar, tiempo de juego, ducha o aseo personal, las comidas, etc. Esto, sobre a los niños y niñas de esta edad, les ayuda a anticipar las tareas y están más dispuestos a realizar las actividades que “no les gustan”, ya que saben que después habrá tiempo para jugar o ver televisión. Les sugiero armar este horario de forma conjunta, sin olvidar colores, dibujos o stickers, e instalarlo en un lugar visible para todos (como la cocina) para que sea más fácil para los(as) niños(as) entenderlo y aprenderlo.

  3. No debemos olvidar que las instancias de juego dirigido por el niño o niña son muy importantes a esta edad. No solo estimula su imaginación y es parte importante de su proceso de aprendizaje, sino que además ayuda a establecer lazos de confianza y cariño con sus madres, padres o cuidadores. Recordar que es importante dejarse llevar por el niño o niña, ponerse a su altura y mirarlo directamente a los ojos.

  4. Es completamente normal que los niños y niñas se muestren sensibles, tristes, aburridos e irritables, presentando problemas de apetito y/o higiene del sueño, por lo que es importantísimo que, como adultos responsables, estemos preparados para contenerlos y calmarlos de ser necesario, lo cual puede hacerse a través de actividades de juego y relajación (como el yoga o meditación para niños, arterapia, etc).

  5. Los niños y niñas, a pesar de lo que pensamos los adultos, si se dan cuenta de que nosotros estamos estresados, tristes, o confundidos. Por lo mismo es relevante que mantengamos la calma, y evitemos trasmitirles información que aumente su preocupación o confusión, esto se logra conversando estos temas entre las personas mayores del hogar, tratando de buscar espacios individuales dentro de las posibilidades del contexto, y en caso de no poder sobrellevarlo de forma correcta, buscar ayuda profesional adecuada (por ejemplo, con apoyo psicológico online).

Otras recomendaciones

Si necesitas mayor información o buscas mayores apoyos de actividades te recomiendo visitar los siguientes sitios web:

  • Manuela Molina en la página de Mindhearth ha construido un libro para niños y niñas de entre 2 y 7 años, para acompañar el mundo emocional infantil frente al COVID-19. Lo puedes descargar en distintos idiomas: https://www.mindheart.co/descargables

  • La Cruz Roja Española presenta una guía de actividades y manejo de situación de confinamiento en familia, contiene 3 apartados: 1) información adaptada a niños y niñas sobre el COVID-19; 2) Manejo parental de la situación de estado de alarma (recomendaciones para los adultos); 3) Actividades y recursos lúdicos (más de 100 recomendaciones por temáticas y edades). La puedes descargar aquí: http://www.cop.es/uploads/PDF/GUIA-ACTIVIDADES-CONFINAMIENTO-FAMILIA-CRUZ-ROJA.pdf

Otras recomendaciones provenientes de equipos o profesionales de la UdeC

  • Un equipo de profesionales de salud mental del Programa Día a Día, de la Universidad de Concepción, junto al Proyecto Asociativo Regional Explora Biobío, crearon la serie de cápsulas “Comunicación Afectiva: Consejos para el cuidado emocional en el hogar”, con un total de 12 capítulos, que varían entre 1 y 5 minutos de duración, con orientaciones prácticas que sirven de guía para los padres, madres y cuidadores de niños y niñas durante la pandemia. Puedes encontrar los capítulos ya publicados en el siguiente link: https://www.explora.cl/biobio/comunicacionafectivaexploradiaadia/

  • Claudia Paz Pérez-Salas, Doctora en Psicología y Profesora de la Universidad de Concepción, es la autora de la guía de apoyo al aprendizaje de niños/as y adolescentes durante el confinamiento en el hogar, elaborada para padres, madres y cuidadores con el objetivo de apoyar el proceso educativo durante el período en que establecimientos educacionales están cerrados producto del Covid-19. En ella se presenta información respecto a los cambios emocionales y de conducta que pueden experimentar los niños(as) y adolescentes producto del encierro e identifica los cambios que pueden generarse en el compromiso escolar, así como estrategias y recursos para abordar adecuadamente esta situación, considerando entre ellas la relevancia del autocuidado del adulto(a) a cargo. La puedes descargar desde aquí: https://uappu.udec.cl/sites/default/files/Gui%CC%81a%20Apoyo%20Aprendizaje%20UAPPU.pdf

 

Cierre

Finalmente, recalcar que este confinamiento irá dando paso eventualmente (y esperemos pronto) a una etapa de desconfinamiento parcial y paulatino, por lo que debemos estar preparados también para acompañar a nuestros niños y niñas en el proceso de “vuelta a la normalidad” y la transición que esto significa. He ahí la importancia del punto 1, y estar atentos a conversar con los niños y niñas de lo que ocurre, siendo contenedores de sus sentimientos, emociones y aprendizajes, que, sin duda, si lo gestionamos adecuadamente, serán fuentes familiares de apoyo y cariño mutuo.