Los patos bailan al ritmo en que salen las cartas y la música se parará cuando aparezca la carta “stop”. Entonces habrá que encontrar una boya donde sentarse. Aquel que no ocupe ninguna boya, recogerá las cartas y volverá a empezar el juego.
Ganará el que tenga el menor número de cartas.