Simplemente adorable con su aspecto divertido, ¡el robot panda se mueve dando saltos mortales como en la vida real! Un robot animal que se puede ensamblar para una experiencia de juego inigualable.
La experiencia de juego completa: de la construcción hasta la interacción directa, una aventura mágica en el mundo de la robótica. Ideal para desarrollar habilidades manuales, lógicas e imaginación.
Un robot inspirado en el mundo animal que introduce a los niños en la robótica de una forma original. El panda realiza un salto mortal y explica la interacción mecánica detrás de esta acción.
Una experiencia exclusiva y atractiva que permite al niño interactuar con la construcción ensamblada, haciendo que el progreso del juego sea divertido para niños y adultos.
Con casi 25 cm de altura, el robot reproduce el movimiento del panda con su divertida torpeza. Se eligió el mundo animal para que los niños pudieran observar interacciones mecánicas simples.
El motor permite al panda dar saltos mortales en una sucesión de movimientos automáticos. El movimiento rotatorio le permite “rebotar” en las paredes y cambiar de dirección.
Durante este proceso, el niño es capturado por una secuencia de juego divertida y atractiva, que le permite observar cómo funciona un tipo específico de motor.
Una vez que se ha construido, el panda se puede colocar de pie y empujarlo suavemente para verlo rodar una, dos, tres … ¡innumerables veces!